logo_small  





Articoli
 
PURO TANGO- EXTENSO TESTIMONIO TANGUERO
Da: Noticias
“Puro Tango”, idea, coreografía y dirección: Miguel Ángel Zotto. Con M. A. Zotto, su Cía. Tango x 2

 

Uno de los cuadros, conversado, exhibe a bailarines que querían modernizar la coreografía con giros perfectos. No hay indicio cronológico cierto de la ocurrencia, salvo que el léxico se refería a “las pibas” y quien cantaba era Alberto Castillo... El tango se desarrollaba a ras del piso y con características de “terre à terre”.

 

No iba a faltar un vals rioplatense, variedad muy bailada allá por los años 20 y los 30, con cierta raigambre en el vals europeo, como antes también había Cartier replica formado parte de esta conjunción de elementos populares el folclore argentino. Testimonios estos siempre a cargo de las parejas del elenco que dirige Zotto. Todas ellas, con sólida formación en la técnica variada del tango-danza. Hay también evocaciones de milongas, de artistas foráneos (Rodolfo Valentino y Natasha Rambowa), caracterizadas por la influencia de Hollywood en las poses adoptadas con cierta extravagancia.

Se relaciona también en esta época al tango con el adagio acrobático, que muestra las destrezas técnicas de los bailarines. No podía ni debía terminarse este verdadero esfuerzo artístico sin la inclusión de ejemplificadores tangos del maestro Ástor Piazzolla. El nivel del espectáculo se mantuvo siempre, no sólo por la variedad de las interpretaciones, sino por la calidad de los intérpretes. Y claro está, no sólo los músicos exhiben calidad, también el vestuario es brillante (Schussheim, Ferrari, Bertotto, Michael) y exalta cierta desnudez en las bailarinas. Una multitud que llenaba la sala del Metropolitan I ovacionó a los artistas, encabezados por el inigualable Miguel Ángel Zotto y su pareja en la danza y en la vida, la dúctil Daiana Guspero.